• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

28 de mayo de 2014

El Papa, en Tierra Santa

El Cenáculo, punto de partida de la iglesia misionera que quiere el Papa Francisco.


El Papa Francisco


En su peregrinación a Tierra Santa, el Papa ha hablado mucho del camino para construir la paz, de la necesaria unidad entre los cristianos ortodoxos y católicos, y del diálogo inter religioso. Pero a un Papa misionero no se le podía olvidar –tampoco en esta convulsa región- la importancia de una “Iglesia en salida".

Por eso, su último discurso, la homilía pronunciada en la Misa que celebró en el Cenáculo con los ordinarios de Tierra Santa y el séquito papal, puede ser considerado el discurso más “misionero” de este viaje del Papa Francisco.
“Aquí nació la Iglesia, y nació en salida. Desde aquí salió, con el Pan partido entre las manos, las llagas de Jesús en los ojos, y el Espíritu de amor en el corazón”, afirmó Su Santidad. Francisco explicaba que “En el Cenáculo, Jesús resucitado, enviado por el Padre, comunicó su mismo Espíritu a los Apóstoles y con su fuerza los envió a renovar la faz de la tierra”. Sin embargo, el Papa aclaraba que salir “no quiere decir olvidar”, y que “la Iglesia en salida guarda la memoria” de lo que sucedió en el Cenáculo, gracias a la acción del Espíritu Santo.
El servicio, el sacrificio, la amistad, “la despedida del Maestro y la promesa de volver a encontrarse con sus amigos”, la comunión y la fraternidad, la armonía y la paz… Todas son enseñanzas del Cenáculo que el Espíritu de Dios trae al presente, sobre todo a la vida de los santos. Porque todos ellos “han bebido de aquí” y “el gran río de la santidad de la Iglesia siempre encuentra su origen aquí, siempre de nuevo, del Corazón de Cristo, de la Eucaristía, de su Espíritu Santo”.
Finalmente, el Santo Padre dijo que “el Cenáculo nos recuerda el nacimiento de la nueva familia, la Iglesia, nuestra santa madre Iglesia jerárquica, constituida por Cristo resucitado” y a la que “están invitados y llamados todos los hijos de Dios de cualquier pueblo y lengua, todos hermanos e hijos de un único Padre que está en los cielos”.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con los comentarios a este blog que está dedicado a la animación misionera.