• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

23 de octubre de 2013

“Sois misioneros conmigo cuando me sostenéis con vuestra oración”

Pablo Fernández-Martos, misionero en Chile
“Ojalá supiéramos aprovechar en España las muchas oportunidades que tenemos para vivir la fe”. “La ofrenda más importante que necesitamos en la misión: corazones generosos dispuestos a dar más que el dinero (que hace falta) la vida” Pablo, misionero en Chile
Mi nombre es Pablo soy sacerdote de la diócesis de Getafe, y actualmente he sido llamado por el Señor a Chile, a colaborar como director espiritual en el Seminario de Villarrica, al sur del país. 
Nuestro Seminario recibe seminaristas de todo el sur de Chile. Yo dedico la mayor parte de mi tiempo a esta tarea. No obstante también colaboro con los sacerdotes de la región en sus parroquias y sobre todo en comunidades de campo.
Esta zona es muy extensa y en general rural. Gente sencilla, de buen corazón, que me reciben con cariño y gratitud por ofrecerles a Jesús. Me impresiona mucho que muchos no tienen la oportunidad de tener misa más que una vez al mes y a veces tienen que caminar varios kilómetros para llegar a su capilla cuando tienen la suerte de que hay celebración de la misa. Ojalá supiéramos aprovechar en España las muchas oportunidades que tenemos para vivir la fe.
Hay pocos sacerdotes en esa región y hacen falta muchos que estén dispuestos a responder a la llamada del Señor. Ojalá que con el Domund muchos abráis el corazón a la voz del Señor. Esa es la ofrenda más importante que necesitamos en la misión: corazones generosos dispuestos a dar más que el dinero (que hace falta) la vida. 
En esta tarea yo doy gracias a Dios por la oportunidad que me brinda de vivir esta experiencia y os agradezco que recéis por mi. No podría mantenerme en pie sin vosotros. Sois misioneros conmigo cuando me sostenéis con vuestra oración. Muchas gracias.
Y gracias a los que colaboráis con vuestro esfuerzo económico para ayudar a que en lugares remotos en los que apenas tienen recursos se pueda seguir realizando la misión evangelizadora de la Iglesia. 

Un abrazo y bendición llena de gratitud de este cura para todos.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con los comentarios a este blog que está dedicado a la animación misionera.