• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

25 de octubre de 2013

Victor Hernández Rodríguez, Misionero en Brasil

Victor Hernández, sacerdote misionero
El Director nacional de las OMP Anastasio Gil García misión “ad gentes” El DOMUND, me ha pedido que escriba alguna cosa sobre mi trabajo como misionero, entonces he decidido comenzar por el principio. Me llamo Víctor Hernández Rodríguez, soy sacerdote diocesano de Getafe, hace que me ordené 25 años de los cuales 14 años los he dedicado a trabajar como misionero en Brasil, en la diócesis de Registro, estado de San Pablo. 


Intentando hacer una retrospectiva de mi vida vocacional, puedo decir que mi vocación misionaria comenzó cuando era un niño, con mi familia, pues ya sentía la necesidad de compartir mi vida con personas de otros continentes, especialmente de América Latina, después fui madurando mi vocación como sacerdote “ad gentes” y fue a través de OCSHA, que un día 20 de octubre 1999 vine para esta tierra de Santa Cruz (Brasil).



Todo este tiempo ha significado y está siendo un tiempo de gracia, de una felicidad extraordinaria, tiempo donde he madurado mi fe y mi compromiso con los pobres y excluidos, tiempo de donación al servicio de Reino en la Iglesia, tiempo de mudanza de vida, tiempo de oración intensa a partir de los acontecimientos de la vida, de los sufrimientos del pueblo brasileño. He vivido momentos de mucha alegría y también momentos difíciles por conflicto con los grandes y poderosos. 



Indios guaranies
En la diócesis donde estoy como misionero tenemos el lema “Que todos tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn.10,10), esta misión de Cristo de luchar en favor de la Vida, es nuestra misión, de todos los sacerdotes y agentes de pastoral, el compromiso con la vida que Jesús Cristo vive, también lo asumimos como el compromiso contra cualquier forma de muerte, hambre, miseria, exclusión, y es a partir de este compromiso con los pobres donde renuevo con alegría y felicidad el ministerio de presbítero como misionero, colocándome al lado de los más empobrecidos, los indios guaraníes, los negros Quilombolas, en fin de las personas que no tienen lo necesario para vivir con dignidad, acceso a la salud, educación etc. 



Victor con las comunidades rurales

Mi labor como misionero, consiste en animar y dinamizar la fe y la vida de 19 comunidades que están por el municipio de Cananeia, algunas de ellas están distantes a más de 100 km, las carreteras son caminos tortuosos, también tengo que atender 16 comunidades de la etnia Guaraní que están extendidas por toda la diócesis, unos diecisiete mil km cuadrados e estoy también de coordinador de la diócesis con un equipo de padres, religiosas y el Obispo diocesano.



Eucaristía en su comunidad
Con las comunidades: cada comunidad es como una mini parroquia, tiene un equipo de coordinación elegidos entre los agentes de pastoral de cada, una vez por mes nos reunimos con todos los coordinadores de todas las comunidades, para tener formación bíblica, litúrgica, catequética, formación espiritual, reflexión sobre los problemas sociales, económicos, etc., pues ellos después pasarán esa formación para los líderes de las comunidades. Y también una vez por mes celebro la Eucaristía en las comunidades rurales, los días que las comunidades no tienen misa, se reúnen para celebrar la Liturgia de la Palabra y desenvolver las actividades pastorales como catequesis, catecumenados, pastoral de los jóvenes, etc. Las comunidades tienen una vida muy dinámica y comprometida con la vida de los pequeños. Mediante la Pastoral de la crianza, “están haciendo milagros” ha disminuido a mortandad infantil de forma considerable, pues desde que una mujer está embarazada hasta que el niño tiene 6 años, esta pastoral realiza un trabajo con los peques y con sus respectivas mamás, son más de 300 niños, cuidamos de ellos, pesándoles a cada mes o quince días, para controlar el crecimiento. Con una especie de harina que llamamos “multimistura” rica en calcio, potasio, se enriquece la alimentación, le ayudamos a aprovechar los recursos que la naturaleza nos ofrece, ese día vienen las mamás con sus hijos, llamamos la fiesta de la vida, Jesús Cristo está entre ellos vivo, rezamos, cantamos himnos de acción de gracias, es muy bonito.

Con las comunidades Guaranís: Son 18 comunidades indígenas extendidas por toda la diócesis y junto con un grupo de seglares de las parroquias desenvolvemos nuestro trabajo pastoral. Durante este tiempo hemos realizado algunos proyectos misioneros, pues con esta ayuda hemos creado cocinas comunitarias en casi todas las aldeas, hemos llevado energía solar, hemos canalizado agua desde los manantiales hasta las aldeas y colocado depósitos de agua, centros de salud, Plantación de productos como mate, mandioca, maíz etc., potenciado el trabajo artesanal para después vender esos productos en el mercado, también leemos la Biblia con algunas familias en guaraní y poco a poco vamos dando a conocer la vida de Cristo y de la Iglesia.

Misionero en Brasil

A nivel personal puedo decir que mi vida es bastante simple, me levanto temprano, después hago oración rezando laudes, o hago lectura orante de la Biblia, desayuno, y desenvuelvo las actividades programadas para ese día, por ejemplo mañana visitaré dos aldeas guaranís Peguayty y Yacarei, para hablar con los caciques y líderes de esas aldeas, para ver cómo está la vida de la comunidad y los preparativos, pues, estamos organizando un encuentro con los líderes de las comunidades indígenas , les llevaré alimentos, pues están pasando apretado que consiste en unas bolsas de comida (arroz, judías, azúcar, maíz, etc.), almorzaré con ellos y después por la tarde visitaré la otra aldea Yacarei, también les llevaré ropa y comida. A las 19:30 iré a celebrar la eucaristía en la comunidad de San Paulo Bagre, es una comunidad de pescadores, cenaré con ellos después de la misa y volveré a mi casa, descanso y termino el día con una oración poniendo en las manos de Dios a todas las personas con las que he estado ese día, procuro siempre que este momento sea más contemplativo. 

Gracias a las donaciones generosas de tantos cristianos, podemos emprender y desarrollar proyectos que van a contribuir mucho con la mejora de vida de los pueblos pobres y también de llevar el gran tesoro que tenemos Jesús Cristo, pues solo en el Él encontramos “el Camino, la Verdad y la Vida”.


Dios Bendiga a todos ustedes y les colme de ternura y caridad todos los días de su vida.

Víctor Hernández Rodríguez

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con los comentarios a este blog que está dedicado a la animación misionera.