• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

16 de noviembre de 2015

Ora et Labora con los Misioneros

¿Qué papel juegan los misioneros en la sociedad actual? Los misioneros necesitan más que nunca que les prestemos nuestro apoyo




Los misioneros no necesitan tanto ser admirados como ser ayudados. Lo ha dicho Anastasio Gil, director nacional de las Obras Misionales. Y no podido ser más certero el dardo que se habrá clavado en la conciencia de muchos. Porque vivimos en la posmodernidad líquida que todo lo convierte en espectáculo. Al Misionero, también. Lo llamamos para hacerle una entrevista, para comprobar que existe de verdad. Lo admiramos, nos emocionamos con sus historias, derramamos alguna lagrimilla y nos creemos que somos, por eso, los mejores seres del planeta. Porque nos conmovemos con ese derroche de caridad, de generosidad. Al cabo de cinco minutos estamos absortos ante el escaparate del consumo y la vanidad.

Al misionero hay que ayudarlo. No hay que dejarlo solo ante el peligro, ni hacerle la vida más difícil para que su mérito sea mayor. Aunque ellos se lo toman con una alegría que jamás vamos a alcanzar los que nos quedamos aquí, a resguardo. Hay que echarle una mano. O las dos. Porque detrás de un misionero hay un niño que pasa hambre, una madre que no puede alimentarlo. Detrás del misionero está Dios. Nos hace recordar lo que decía el primer misionero de la historia. Él que nació en un pesebre. Él que dejó clavado otro dardo de los que duelen en la conciencia. Sí mucho, mucho. Si poco, poco. Por eso se hace necesario el ora et colabora con los misioneros. Y ya que estamos puestos, ahora.

Francisco Robles, ABC

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con los comentarios a este blog que está dedicado a la animación misionera.